2 de julio de 2017

La línea



El sol calentaba como hoy
así, bonito
en medio del aire fresco.

Estábamos del otro lado del río
y fue como entrar
en un no tiempo
al menos, de a ratos.

Nos sentamos en las rocas
leímos algunos poemas
y había uno en especial
que yo necesitaba leer un poco más
porque sentía
que algo
se me escapaba.

Y vos me decías que no
que había que sentirlo
y ya, que no había que entenderlo.

Pero yo insistía,
porque
necesitaba sentir certeza
y la tuve
cuando al volver al cruzar la línea
y dejar atrás esas rocas y ese sol y ese poema

te escapaste vos.


13 de mayo de 2015

Antídoto



No te anudes, garganta.
No te anudes.

Por favor no te anudes por esto que es nada.

Que no es nido
Ni orilla
Ni siquiera mariposa sin alas.

No te anudes

No tenses las cuerdas consonantes
Aúlla como loba las vocales
Con las lágrimas aferradas a los lagrimales
Hasta que ese tal vez
(Por fin)
Se esfume. 

21 de junio de 2009

Sólo P A L A B R A S


-->“Todo ornamento oculta aquello que adorna.” Nietzsche

Quizá me he quedado sin el pensamiento que merezca el status de palabra. La mirada recorre la impotencia, pero por arriba, de lejos. ¿Será que el acto de observar deglute el tono de las cuerdas con-sonantes?

El verbo se queda perplejo.

Sólo pausas.

Pausas eternas stopseadas.

No hay palabra, sólo palabras.

Palabras sin sentido cuando se las mira fijo durante una eternidad instantánea.

¿Qué será lo que tiene sentido? ¿Habrá un qué de algo? ¿Un ser de algo? ¿Un algo que se tenga? ¿Un sentido que se sienta?

Se desmiembra la sílaba, la letra, la forma tipográfica.

¿Qué son todos estos signos si sepultamos sus reglas ortográficas? ¿Y si destronamos las sintácticas? ¿Cómo será una semántica de lo no dicho? ¿Cuál será el signo que grite el sentido del silencio sin prostituirlo con palabras? En fin. No hay palabra, sólo palabras y el silencio elige al punto para empezar a decirse.

25 de marzo de 2009

Oíd el “grito” de rotas cadenas

Lunes 23 de Marzo de 2009, 15hs, Plaza Constitución

esperando el colectivo

un “no” masculino grita

cuando un chico huye corriendo

y mira hacia atrás con aire de cierto éxito

mientras el eco parlotea: le robaron la cadena, no se puede tener nada.


Miércoles 25 de Marzo de 2009, 15hs, Plaza Once

arriba del colectivo

un “no” femenino grita

cuando un chico huye corriendo

y mira hacia atrás con aire de cierto éxito

mientras el eco parlotea: le robaron la cadena, no se puede tener nada.


Y entre esos dos días el “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”

intentando ser el eco que recuerde

que hubo un pasado

antes de este presente.